• Red para el Desarrollo del Voluntariado

Iniciativa Comunitaria inaugura eventos de vacunación para comunidades y personas sin hogar



La organización sin fines de lucro, Iniciativa Comunitaria de Investigación, Inc. (ICI) bajo el lema “Somos un gran abrazo” ha realizado más de seis eventos de vacunación junto con el Departamento de Salud (DS), los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y entidades comunitarias para personas sin hogar, menores de edad, personas consumidoras de sustancias, entre otras, que se encuentran en condiciones inestables y que aún no han sido inoculadas con la vacuna del Covid-19.


Según la directora ejecutiva de la organización, Yorelis Rivera, el primer evento de vacunación se llevó a cabo el 9 de marzo en la comunidad de Cantera. En el mismo, se vacunó a la población con la vacuna Johnson & Johnson con el fin de que las personas no necesitaran una segunda dosis. De esa forma, prevenían el riesgo de que las personas, de no ser localizadas, se quedaran sin una segunda sesión de vacunación.


“Procuramos ser vocales primero a través de los medios de comunicación y llevándole el mensaje al secretario de Salud de que es importante hacer alianzas con el sector sin fines de lucro para poder llevar la vacuna”, sostuvo Rivera.


La organización comunitaria que lleva 29 años de fundada usualmente realizó el proceso de vacunación en las tardes para que las personas tuvieran tiempo y accesibilidad de llegar hasta el lugar para vacunarse. Asimismo, el 17 de marzo iniciaron el segundo evento de vacunación en la barriada Bitumul en San Juan en donde vacunaron a 22 personas, mientras que llevaron a cabo el tercer evento el 23 de marzo en alianza con la organización Estancia Corazón en el casco urbano de Río Piedras en donde vacunaron a 74 personas sin hogar, migrantes y adultos mayores.


Rivera destacó que inauguraron los eventos de vacunación teniendo en cuenta que la mayoría de las personas que llegaban a vacunarse no tenían acceso a un celular o a internet para solicitar sus citas o simplemente no dominaban el lenguaje de las plataformas. Por lo tanto, anhelan continuar con los eventos para “acercar lo más posible la vacuna a las personas que aún no lo han tenido”.


Del mismo modo, dieron comienzo a su cuarto evento de vacunación el 7 de abril en donde lograron vacunar a 30 personas que se encontraban en un hospitalillo de drogas en la calle Dolores en Santurce. Para continuar con el proceso, el 18 de mayo comenzaron con el quinto evento en el Centro comunitario de Buena Vista en Hato Rey en alianza con el hospital Ashford en San Juan en donde vacunaron a 73 personas, siendo 20 niños/as mayores de 12 años los vacunados. El evento contó con la disponibilidad de las tres vacunas: Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson para vacunar a residentes de escasos recursos e inmigrantes no regularizados.


“Ahora no solamente trabajamos con personas sin hogar y de consumidoras de sustancias sino que también estamos trabajando en alianzas con líderes comunitarios adentrándonos en las comunidades para acercar la vacunación en la barrera de la transportación, de horario, de sacar cita que regularmente las comunidades y los residentes a veces pudieran tener”, señaló la directora.


El 25 de mayo fue el sexto evento de vacunación durante la mañana en el Puente de Trujillo Alto en alianza con la organización Amanece para los Hermanos Sin Techo en la cual vacunaron a un total de 24 personas siendo en su mayoría personas sin hogar.


Por otra parte, la directora anunció que el 16 de junio vacunaron nuevamente junto al hospital Ashford a personas con la segunda dosis. Mientras tanto, el séptimo evento se llevó a cabo el 21 de junio en la comunidad de Las Monjas en San Juan en un parque comunitario en la calle Prudencio. También, añadió que el 22 de junio estarían realizando otro evento de vacunación de segunda dosis para los residentes de esa comunidad.


“Nuestros planes son planes bien dinámicos que se van ajustando con la necesidad de la comunidad”, agregó.


Al mismo tiempo, la entidad Iniciativa Comunitaria se encarga de proveer ocho programas de servicios en salud, educación y prevención a personas sin hogar, personas con uso problemático de sustancia, personas con VIH y Sida y jóvenes que viven violencia en las calles. Por lo tanto, con su programa, Punto Fijo, se enfocaron en el concepto de la reducción de daños visitando a los hospitales de droga en donde intercambian jeringuillas nuevas por usadas a las personas que utilizan drogas inyectables. El servicio se brinda con el propósito de evitar que se contagien con las enfermedades de VIH o Hepatitis.


Además, proveen un centro de desintoxicación llamado Compromiso de Vida en la que los pacientes usuarios de drogas son admitidos por diez días para retirar su dependencia junto con el apoyo de medicamentos, mientras que con su programa de clínica ambulatoria, Pitirre, pueden solamente asistir diariamente a recibir medicación.


“Esos programas operan regularmente con fondos federales, con fondos estatales, con fundaciones. Cada programa ofrece un servicio diferente. Por ejemplo, yo tengo un programa que se llama Centro para la Vida que es una clínica que provee servicios médicos a personas viviendo con VIH o con Sida”, puntualizó Rivera.


En adición, ofrecen el proyecto compuesto por voluntarios, Operación con Pasión, que inicia sus labores los viernes en la noche y los sábados para realizar rondas en diferentes áreas de Río Piedras y San Juan para proveer meriendas, curación de úlceras, servicios médicos y referidos a tratamientos a personas sin hogar.


“Así que nosotros nos adaptamos. Ahora estamos planificando también hacer una vacunación de noche uno de los viernes a través de nuestro Proyecto Operación con Pasión que sale y hace rondas nocturnas todos los viernes llevando curación de úlceras y asistencia médica a las personas sin hogar y consumidoras en horas de la noche”, informó la directora.


Durante la pandemia, la organización se reinventó y comenzó a repartir comida al notar la necesidad de hambre en las calles. Tomaron la iniciativa de crear lavamanos comunitarios y entregaron kits de emergencia, mascarillas y equipo necesario para que la población se protegiera. Incluso, adiestraron a las comunidades a identificar los síntomas para protegerse contra el coronavirus.


A pesar de que han reducido la cantidad de voluntarios por la pandemia, la organización tiene activo su proyecto de voluntarios, por lo que las personas que deseen ser parte pueden acceder a su página de internet y completar el formulario.


“Nuestra misión siempre cambia por los años, pero es poder proveer servicios de salud, educación y prevención a poblaciones típicamente marginadas o excluidas del sistema tradicional de salud”.


Por: Ana Bisbal López

Periodismo y Producción y Mercado para la radio



46 views0 comments